Preocupa la cantidad de líderes de iglesias que están con el ‘síndrome Simón’.

Al llegar a este capítulo vemos que se va ampliando la misión de Hechos 1.8. Primeramente en Jerusalén, avanzando por Judea, y aquí, al llegar la persecución (8. 1-3), también se da el fenómeno de la dispersión o diáspora.

Es entonces que el evangelio llega a Samaria (1.4-25); y más allá, llega a un funcionario de la reina de Etiopía que estaba de viaje por Israel (8.26-40).

Evangelización centrípeta y centrífuga

Aquí es bueno recordar los dos modelos de expansión del pueblo de Dios que hay en la Biblia.

Mayormente en tiempos del Antiguo Testamento, aunque también puede que ocurra en muchas iglesias o denominaciones, es el modelo centrípeto. El término «centrípeto» proviene de las palabras latinas centrum, «centro» y petere, «dirigirse hacia», o sea, “dirigir todo hacia el centro”. Aquí vemos por ejemplo el modelo del Templo de Jerusalén, que atraía a los judíos, y muchas veces incluso a extranjeros (como ya vimos en Pentecostés, y ahora con el funcionario etíope), buscando el camino de la salvación en un lugar x. 

Por otro lado tenemos el modelo centrífugo. Este modelo expulsa todo lo que tengamos hacia afuera. En el tanque secarropas, la ropa y el agua son expulsados hacia afuera para que queden sin líquido alguno. Bueno, Hechos es un libro centrífugo, con un mensaje centrífugo (hacia afuera), y el poder centrífugo va tomando más y más fuerza, yendo más y más lejos.

Aquí podríamos detenernos a analizar varios temas, que yo dejaré a criterio de ustedes verificar en sus Biblias, en el Comentario Bíblico Iberoamericano, o en algún otro que ustedes prefieran.

Por ejemplo:

1.           ¿Qué son las buenas noticias del reino de Dios en el nombre de Jesucristo?.

2.           ¿Por qué muchos que se habían bautizado en agua en el nombre de Jesús no habían recibido el Espíritu Santo?

3.           ¿En qué momento se recibe hoy en día el bautismo del Espíritu Santo? ¿Junto con el bautismo de agua? ¿O en otro momento por imposición de manos? Yo añadiría ¿Es necesario caerse al suelo y hablar en lenguas como evidencia de haber recibido el Espíritu Santo?

4.           Ustedes pueden seguir haciendo muchas otras preguntas al texto de Hechos 8

El caso de Simón el hechicero (o mago) 8. 9-25

Este es un personaje que nos deja con enormes preguntas. No sabemos muy bien qué tipo de poderes tenía este personaje. Lo vemos de pronto creer y pedir el bautismo. En este sentido tampoco vemos que Felipe se haya puesto a realizar una investigación sobre los antecedentes del hombre. Simplemente lo bautizaron. Esto contrasta bastante con los requisitos que muchas iglesias ponen para que una persona pueda bautizarse.

Realmente no sabemos las intenciones de Simón al bautizarse, pero sí sabemos lo que ocurrió después…

Simón ve los asombrosos milagros que realizan los discípulos recién llegados de Jerusalén (Pedro y Juan), y la forma como las personas recibían el Espíritu Santo. Entonces ofrece dinero a cambio de recibir también este tipo de poder.

Veamos lo que dice la versión El Mensaje (8.18-23): “Cuando Simón vio que los apóstoles con la mera imposición de manos conferían el Espíritu, sacó su dinero, emocionado, y dijo: “¡Véndeme tu secreto! ¡Muéstrame cómo hiciste eso! ¿Cuánto quieres? ¡Di tu precio!“

Pedro dijo: “¡Al diablo con tu dinero! Y tú junto con él. ¡Vaya, eso es impensable, tratar de comprar el regalo de Dios! Nunca serás parte de lo que Dios está haciendo al hacer tratos y ofrecer sobornos. Cambia tu manera de pensar, ¡y ahora! Pídale al Maestro que te perdone por tratar de usar a Dios para ganar dinero. Puedo ver que esto es un viejo hábito tuyo; apestas a lujuria por el dinero “.

“¡Oh!” dijo Simón, “¡ruega por mí! ¡Ore al Maestro para que nunca me suceda nada así!“

Tremendo, ¿no? Tremenda respuesta de Pedro.

No haré una detallada exégesis del texto, pero me preocupa mucho, mucho luego, el tema de la cantidad de gente, líderes de iglesias que están con el mismo síntoma que Simón. Aquí a Paraguay han venido varios “vendedores del Espíritu”, y he visto multitud de Simones, revolotear, con sus banderines de Israel, o con algún otro amuleto de la buena suerte.

Sí señores, no los voy a delatar, pero sé que muchos “Simonsitos” andan por aquí, y han venido y pasado sin que nada cambie; solo por nombrar algunos, un tal TB Joshua, y en un par de días llegan los …driguez y compañía. Y seguramente seguirán viniendo muchos más; es que Paraguay es un famoso comprador de distintas especies aromáticas.

Bueno, basta con tanto sarcasmo. Lo que quiero decir es que debiéramos analizar muy bien nuestras propias motivaciones al andar buscando tal o cual don del Espíritu, y también poner en la balanza las motivaciones de la mayoría de líderes cristianos o no cristianos. El Señor nos regale abundante discernimiento, porque sino no sé donde vamos a parar.

Felipe y el etíope (8.26-40)

Esta es una historia muy linda. Tal vez encontramos el primer misionero a Etiopía. Es bueno recordar que los anabautistas tenemos una de las comunidades más entusiastas con el mensaje del evangelio en Etiopía “Meserete Kristos Church” con una membresía de cerca de 500.000 miembros. El nombre de la iglesia está basado en 1 Corintos 3. 11 “Recuerda: solo hay un fundamento, el que ya está puesto: Jesucristo”

Bueno, creo que la historia de Felipe y el etíope se enfoca en Jesucristo. Este ministro de hacienda de Candace, iba de regreso a su país en su carro último modelo, cuando el Espíritu le indica ir, y se pone a correr al costado del carro. El etíope iba leyendo un rollo de Isaías que seguro alguien le vendió a un buen precio. Pero no entendía nada de lo que estaba leyendo.

Felipe le predica de Jesús, el Mesías, muerto y resucitado. Felipe no le pide un donativo al señor ministro. Tampoco le ofrece la explicación del texto con una inscripción y el resto del pago en cómodas cuotas. No, todo es de gracia, de pura gracia, y le presenta a Jesús en un breve discipulado con una rapidísima solicitud de bautismo inmediato y su regreso al África.

Lo que vemos en Hechos 8

1.           Persecución y dispersión.

2.           Evangelización, bautismos, milagros en Samaria.

3.           Gran alegría en Samaria.

4.           Simón también se bautiza.

5.           Simón intenta comprar el poder del Espíritu Santo con dinero.

6.           Sigue la predicación en muchas ciudades.

7.           Felipe predica al etíope.

8.           El cumplimiento de la Gran Comisión: Jerusalén, Judea, Samaria, hacia lo último de la tierra (el etíope)

Como saben, estos capítulos no es que los elijo simplemente por algo que me gusta o que no me gusta. Vamos capítulo por capítulo. Estuve bastante preocupado por ver tantos intereses económicos en juego en las iglesias hoy. Muchos pastores están simplemente desesperados por los efectos de la pandemia… Querido pastor, querido líder, no intentes comprar con dinero el don gratuito del Señor.

A veces me asombro de la manera milagrosa cómo Dios provee para mis necesidades, y estoy seguro que es porque en algún momento tomé la decisión de no buscar el poder por un puñado de monedas. Aquí hay algo más que decir. El que tiene un poco de poder, siempre querrá tener más y más poder. Mucho cuidado hermano dónde te metes. Judas sin darse cuenta negoció por un puñado de monedas con el mismo Satanás.

El Señor te proteja; bendiciones y ¡hasta la próxima!

Lic. Wolfgang A. Streich


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la buena noticia – #redBnil