Esta es una maravillosa promesa:

No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino. (Lucas 12:32).

Muchos se sorprenderían si supieran que este texto está hablando de dinero.

Siempre que digo que Jesús habló más sobre el dinero que sobre cualquier otro tema (más que sobre la oración o el perdón, por ejemplo), siempre me contactan personas que me dicen:

“¡Eso no puede ser verdad! No recuerdo que ese fuera el caso».

Eso es porque tradicionalmente se nos ha enseñado a leer la Biblia de cierta manera, e ignoramos todas las partes inconvenientes.

Veamos todo el contexto de lo que Jesús dice aquí:

 »No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino.  Vendan sus bienes y den a los pobres. Provéanse de bolsas que no se desgasten; acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no hay ladrón que aceche ni polilla que destruya. Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón. (Lucas 12: 32-34, NVI).

Veamos lo que Jesús realmente está diciendo aquí. Está en el contexto del dinero. Es en el contexto de vender sus posesiones y dárselas a los pobres. Se trata de tu cartera o billetera. Se trata de lo que valoras, por lo que concluye diciéndonos que donde está tu tesoro, es donde estará también tu corazón.

Cuando Jesús dice: “No temas, manada pequeña”, Jesús nos está diciendo que no tengamos miedo de valorar los tesoros del Padre en su reino por encima de los tesoros financieros de este mundo, incluso si eso significa vender nuestras posesiones y dárselas a la pobre. ¿Hay alguna otra forma en la que se pueda leer aquí la enseñanza de Jesús?

Eso no significa que Dios te esté pidiendo que vendas todas tus posesiones y se las des a los pobres. Pero te  está  diciendo que si te pidiera que hicieras eso, no deberías tener miedo. La lección principal aquí es que no debemos vivir con miedo a la escasez financiera, y que no debemos hacer de eso el factor determinante en la forma en que vivimos. En cambio, debemos valorar nuestro tesoro celestial mucho más que nuestras posesiones terrenales. En la forma en que nos relacionamos con el dinero, los hijos de Dios deben vivir sin temor los principios del reino de Dios, mostrando amor, compasión y generosidad hacia los demás.

Tu vida no debe ser impulsada por el miedo a la escasez material.

Esto es completamente diferente a cómo el mundo que te rodea dice que debes vivir. De hecho, tu educación y tu sociedad te dicen que lo que Jesús está diciendo aquí es una locura. Incluso hay versiones del cristianismo de hoy que te dicen que tu responsabilidad es acumular tanto como puedas, para que un día en el futuro puedas ayudar a otros con tu excedente. Al final, esto se alinea con la cosmovisión predominante en nuestras sociedades, que nos dice que la acumulación de dinero y posesiones materiales es nuestro principal deber, para que no nos quedemos sin él. Todas estas perspectivas están impulsadas por el miedo.

Pero Dios nos muestra un camino mejor. Él dice que nuestras vidas no deben ser impulsadas por un miedo fundamental a la falta material, sino por la aceptación gozosa de lo que él ya nos ha dado. Él nos ha dado todas las riquezas de la eternidad en nuestras manos. Trabajaremos duro, ciertamente, pero no para la búsqueda de nuestro propio bien mundano, sino para bendecir a otros con la generosidad de nuestro Padre.

Nuestro verdadero tesoro es estar en el cielo y no en esta tierra. Por eso nunca tendremos que tener miedo.

– Eliezer González

Red BUENAS NOTICIAS ILIMITADAS

https://redbnil.wordpress.com/


¡Pásalo!

#redBnil #PyTheos #wsparaguay

#DesFordGnu #DesFord #EliezerGNU 

#Evangelio #EvangelioDeHoy #BuenasNoticiasIlimitadas #BuenasNoticias