Tu crees en Dios; creed también en mí ( Juan 14: 1 b, NVI).

La principal razón de la incredulidad, en última instancia, es que las personas solo creen lo que desean creer. Después de todo, ¡un párpado pequeño puede bloquear todo el sol!

Willian Paley, uno de mis favoritos, dio esta ilustración:

Si caminaras en un desierto y tu pie pateara una piedra, no pensarías en eso. Pero si patearas un reloj, te agacharías y lo mirarías. Y te maravillarías: el estuche rígido para protegerlo, el cristal para que puedas ver, el movimiento proporcionado de las manecillas. Y si quitabas la parte trasera y ves el delicado mecanismo, las ruedas y el resorte, dirías: «¡Qué cosa tan maravillosa!» Entonces, ¿qué pasa si, mientras lo sostienes en tus manos, de repente aparece otro reloj? Tomas el segundo reloj y lo miras, y de repente aparece otro….

Sin Dios, nada tiene sentido. Dios le da sentido a todo.

Paley sostiene dos cosas: diseño y fertilidad. El reloj no es como una piedra. Está diseñado. Y en su ilustración, es fértil. El reloj, por supuesto, es un símbolo de nosotros. ¿Por qué no todo en la naturaleza es estéril?

Sin Dios, nada tiene sentido. Si quitas a Dios, habrás aniquilado todo lo que es bueno en el universo, todo gozo elevado de la mente y todo amor edificante y ennoblecedor. 

– Desmond Ford

Reflexión: ¿Has encontrado cierto que «algunas personas solo creen lo que quieren creer?» ¿Conoces a alguien que se niega a creer en Jesús a pesar de la evidencia ? Pídele al Señor que te muestre específicamente cómo puedes ayudar a esa persona.


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil