✅👉Sin una transformación radical del corazón, las cosas externas no tienen sentido e incluso son extremadamente peligrosas. #redBnil

Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mateo 6. 21).

Es natural que nos concentremos en lo externo: cosas que podemos ver, oír, tocar y tratar de controlar. Sin embargo, las enseñanzas de Jesús se enfocan abrumadoramente en el corazón. Jesús reprendió directa y constantemente a aquellos cuyas enseñanzas religiosas se centraban en lo externo.

Jesús sabía que un corazón transformado conduce a una vida transformada, y nunca ocurre al revés. Él enseñó un evangelio que enfatizaba el amor radical de Dios por sus hijos descarriados. Este es un amor que puede derretir y transformar el corazón más duro. De un corazón así surgirá el tipo de vida del Reino que agrada a Dios.

Sin una transformación radical del corazón, las cosas externas no tienen sentido e incluso son extremadamente peligrosas.

Centrarse en cualquier otro tipo de “evangelio” es ser como los sepulcros blanqueados de los fariseos: aparentemente bonitos y brillantes por fuera, pero podridos y apestando a corrupción por dentro (Mateo 23. 27-28).

Jesús fue muy claro en que lo que nos contamina no son las cosas externas, sino las cosas que salen de nuestro corazón (Mateo 15. 1–20; Mateo 23. 27–28).

Si tu corazón está bien con Dios, el resto seguirá. Si no es así, entonces lucharás toda tu vida, intentando vivir una vida que nunca podrás vivir. Y perderás tu alma.

– Eliezer Gonzalez

Reflexión: ¿Cuáles son las áreas de tu vida que necesitan ser transformadas? Ponte de rodillas y realiza una lista mental de estas áreas. Ahora ríndelos a Cristo en arrepentimiento y fe. Y luego, sé fiel y diligente con tu vida, y espera pacientemente en Dios.


Red BUENAS NOTICIAS ILIMITADAS – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia