Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mateo 16.18).

¡Qué predicción! ¡Qué reclamo! Aquí estamos casi veinte siglos después, y aproximadamente una de cada tres personas en todo el mundo afirma ser miembro de la iglesia de Cristo.


La imagen en Mateo 16.18 es la de un reino de Dios que avanza y que converge en las puertas del infierno y la muerte, el error y la persecución sangrienta. El ejército victorioso se viste de justicia. Su estandarte es el Espíritu, que eleva en alto el bendito Evangelio de Cristo.

Sin embargo, nunca debemos confundir la iglesia invisible de Mateo 16.18 con la iglesia visible. Las Escrituras nos dicen acerca de la iglesia: “Hay un cuerpo” (Efesios 4. 4, compare 1 Corintios 12.12).

¿Eres miembro de la verdadera iglesia? ¿Has edificado tu fe, no sobre un credo humano, sino sobre Jesucristo, el único Fundamento de la iglesia? ¿Ha recibido la unción del Espíritu Santo? Él es tuyo inmediatamente después de tu compromiso con Cristo. ¿Llevas la marca de un discípulo genuino? Aquí está: En esto todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros (Juan 13.35; Mateo 25.34, 40).

En Cristo, eres miembro de esa verdadera iglesia, contra la cual las puertas del infierno nunca prevalecerán.

– Desmond Ford

¿Es usted cristiano primero y segundo miembro de su iglesia particular? ¿O es al revés? Visto de la manera correcta, no hay conflicto. Pero como la mayoría de las cosas en la vida, es cuestión de poner primero lo primero. ¿A quien sigues?


Red BUENAS NOTICIAS ILIMITADAS – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil