El evangelio debía seguir extendiéndose (fuerza centrífuga); y la iglesia obedece.

Estamos llegando al final del año 2021, y me puse a pensar en cómo avanzaremos en este proyecto de Biblia y comunicación.

Tal vez usted es un lector nuevo. Le comento que en 2019 y 2020 realizamos un breve comentario de cada libro de la Biblia analizando los principales aspectos de la comunicación de Dios con el ser humano, y la comunicación de los diferentes personajes que aparecen en el texto bíblico. Esta serie la terminamos en marzo de 2021.

Y allí empezamos un análisis del libro de Marcos, capítulo por capítulo, subrayando las palabras y verbos relacionados a la comunicación (decir, señalar, oír, responder, etc.) y luego realizamos un estudio inductivo, haciendo preguntas al texto bíblico, tratando de comprender en mayor o menor medida lo que el texto nos quiere comunicar. Un modelo de estos ejercicios los puede ver especialmente en los primeros comentarios del evangelio de Marcos que compartimos en Evangélico Digital.

En octubre de este año iniciamos con la misma temática con el libro de Hechos. He dejado de publicar las principales palabras y verbos, y las preguntas que hago al texto. Normalmente todos encontramos más o menos las mismas palabras clave del texto, pero las preguntas pueden ser muy diferentes de un estudiante de la Biblia a otro. Esto se da generalmente porque el contexto de cada persona varía ampliamente y esto implica que podamos hacer preguntas diferentes. En este sentido, he leído en alguna parte que es importante hacer preguntas correctas, ya que si realizamos una pregunta incorrecta, el texto nos dará una respuesta incorrecta.

Muchas veces he tenido que cambiar el sentido de mis preguntas, y ese es un ejercicio saludable. Luego de preparar algunas preguntas para una predicación, y dejar el bosquejo guardado, un tiempo después lo volvía a tomar, y me daba cuenta de que había realizado al texto un montón de preguntas estúpidas.

Si somos honestos, como predicadores o maestros, no deberíamos jactarnos mucho de lo que dijimos o escribimos, ya que con el tiempo uno se va dando cuenta que siempre habrán preguntas más profundas y más importantes, que las que alguna vez nosotros hicimos en el pasado.

Finalmente dejé de publicar mis preguntas, y pasé simplemente a la aplicación del texto. Yo le recomiendo a usted siempre realizar el ejercicio de subrayar palabras clave, hacer preguntas, ver las respuestas del texto bíblico y finalmente buscar las aplicaciones comunicacionales. Claro que las aplicaciones comunicacionales tienen que ver con nuestra espiritualidad y también con nuestra vida eclesial, con la familia, con el trabajo, con la evangelización, etc. Sí, con todo. La comunicación tiene que ver con todos los aspectos de nuestra vida cristiana.

Pasando a nuestro tema de hoy, decidí agrupar los 4 viajes misioneros de Pablo, y tratar de manera separada el Concilio de Jerusalén, y otros asuntos. Pienso que esto nos llevaría unas 5 o 6 semanas, y tal vez para febrero de 2022 me gustaría empezar con un análisis comunicacional del Apocalipsis.

Muy bien; recordamos que Pablo y Bernabé estuvieron un año en Antioquía de Siria; y vemos luego el simpático episodio de Pedro, el ángel, Rode y la iglesia en casa de María, madre de Juan Marcos.

A partir del capítulo 13 Pedro prácticamente desaparece.

Hechos de los Apóstoles cap. 13 y 14

Según he leído el nombre de Saulo y de Pablo corresponden a la misma persona, y el texto lo llama de las dos maneras. No fue que Dios le cambió el nombre, sino que es el mismo nombre, tiene una versión judía y versión griega.

Vemos en 13. 2 y 3; la iglesia de Antioquía guiada por el Espíritu Santo aparta a Saulo y Bernabé para el trabajo misionero al que Dios les ha llamado. Ayunan, oran, le imponen las manos y los despiden.

Aquí vemos que el evangelio debía seguir extendiéndose (fuerza centrífuga); y la iglesia obedece, se desprende de sus líderes – pastores – maestros (Saulo y Bernabé); para que se conviertan en misioneros evangelistas. No es que aquí dejarían de pastorear, ya que gran parte de su labor en la formación de nuevas iglesias incluía el rol pastoral. Por eso a mi me cuesta catalogar a una persona con el título de pastor, o evangelista, o apóstolos, o lo que sea. Veo que el llamado de parte de Dios a sus hijos no es particular y exclusivo a una sola función. Dios nos llama a ser siervos; y él nos va capacitando para lo que él nos llama; y a veces nos pone aquí, nos saca de allí, nos manda para allá, justamente, para no confiar en un «cargo inamovible». A veces debemos cambiar de lugar, de estrategias y también de funciones.

Cuando yo era un joven, entre los 23 y 28 años, siempre expresaba mi frustración de que en la iglesia me utilizaban como comodín. No hay nadie que predique en tal iglesia, vas para allá, no hay quién haga un funeral, vas para allá. Y finalmente en un periodo de 5 años, fui enviado a trabajar en por lo menos 7 lugares diferentes. A veces esto puede resultar sumamente frustrante, pero es muy pero muy saludable, aunque no lo parezca.

Me parece que en el caso de Pablo y Bernabé, ellos ni siquiera sabían bien a dónde los llevaría el Espíritu Santo. La imposición de manos la veo como una bendición, más que una «ordenación». Soy de los que no me gusta el ritualismo pomposo y místico que suele haber en ciertas ordenaciones. Me gusta aquí, que parece algo sencillo y espontáneo. Nuestra comunicación debería alejarse de tanto ceremonialismo y ritualismo. El relato de Hechos 13 nos sitúa allá por el año 46 d.C.

El viaje va a Chipre (13.4-12)

Vemos que la estrategia casi siempre iniciaba con visitar alguna sinagoga. Normalmente el procedimiento era que al finalizar la reunión los visitantes podían presentarse y dar algunas palabras. En algunos casos vemos conversiones espontáneas al relacionar el mensaje del Antiguo Testamento con Jesucristo, el Mesías. En algunos casos también hay oposición. En algunos casos hay manifestación del poder de Dios.

Luego el viaje continúa hacia Antioquía de Pisidia (13.13-51). Ya habíamos visto que Antioquía de Pisidia es una región del Asia Menor.

Perge de Panfilia (13.13-51)

En 13.13 un dato interesante es que Juan Marcos, era un joven cristiano, que fue como una especie de ayudante de Pablo y Bernabé, y no sabemos muy bien por qué motivo abandonó su puesto y regresó a casa de su mamá, en Jerusalén.

Encontramos un tremendo sermón de Pablo en la Sinagoga en Perge de Panfilia (13.14) una ciudad de la región (a 11 km del mar) a donde estaba dirigida la misión. Al final de las Biblias suelen haber algunos mapas donde se señalan las rutas con flechas.

Vemos que el enfoque de la predicación aquí era tanto para judíos como para gentiles. El efecto es que en una semana, en 13.44, «casi toda la ciudad se congregó para oír la palabra del Señor»

¿Qué tremenda comunicación? ¿no?

Luego de una reacción de celos y de ira y maldiciones de parte de los judíos (13.45); Pablo y Bernabé responden valientemente: «Era necesario que les anunciáramos la Palabra de Dios primero a ustedes. Como la rechazan y no se consideran dignos de vida eterna, ahora vamos a dirigirnos a los gentiles» (13.46).

Esto es como un cambio de dirección, un cambio de estrategia.

Vemos que como reacción los gentiles se alegraron, celebraron y creyeron que estaban destinados a la vida eterna (13.48).

También observamos que el evangelio se expandía por toda la región, pero los judíos buscan la manera de expulsarles y tuvieron que partir para Iconio. También que los misioneros salieron llenos de alegría y del Espíritu Santo (13.52). ¡Que buena lección de comunicación!

Iconio (13.51 – 14.6)

Aquí entraron de nuevo en una sinagoga, y creyó una multitud de judíos y griegos. A grandes rasgos nos cuenta el texto bíblico, predicación, milagros, conversiones, oposición, división en la ciudad y finalmente un complot para matar y apedrear a Pablo y Bernabé.

Listra y Derbe (14.6-21)

El relato cuenta de un paralítico que es sanado y la multitud que toma a los misioneros como si fueran dioses griegos. Pablo y Bernabé paran rápidamente esta reacción de la gente, predicando del Dios verdadero. Dice que a duras penas pudieron parar a la gente para que no ofrecieran sacrificios.

Paradógicamente un grupo de judíos llega y empiezan a atacar el mensaje y convencen a la gente de apedrear a Pablo, que queda casi muerto.

El regreso (14.21-28)

A partir de aquí Pablo y Bernabé van a Derbe y luego retroceden, a Listra, luego a Iconio y Antioquía de Pisidia, «fortaleciendo a los discípulos y animándonos a perseverar en la fe». Pasan por Pisidia, Panfilia, Perge y Atalia y al final vuelven a llegar de dónde salieron, Antioquía de Siria (a la iglesia enviadora).

Ya habían pequeñas iglesias y van visitando una por una animándoles a perseverar, y nombrando ancianos.

Algunas lecciones comunicacionales

1.           La mies es mucha y los obreros son pocos.

2.           Los pocos obreros pueden avanzar mucho capacitados por el Señor.

3.           No todas las estrategias funcionan de la misma manera en todas partes; a veces hay que modificar la estrategia.

4.           Debemos continuar adelante, no importa si alguien abandona la misión.

5.           Nuestro mensaje debe ser comprensible para distintos grupos de personas.

6.           Debemos evitar que las persones alaben a la criatura. Solo Dios es digno de adoración.

7.           Muchas veces predicar el evangelio trae conflictos y divisiones. A veces también una persecución ardiente.

8.           Siempre habrá personas que acepten y crean a Jesucristo. Es nuestra labor en el tiempo alentar, capacitar y organizar nuevas congregaciones, y llamar a nuevas personas a la misión de servicio y la predicación del evangelio.

9.           El fruto de toda misión debería ser el surgimiento de nuevas iglesias.

Esto es un tema muy interesante y les animo a seguir haciendo preguntas al texto bíblico, y pidan sabiduría para saber cuándo es el momento adecuado para salir de viaje misionero. Tal vez sea su llamado al otro lado del mar; pero podría ser en una ciudad cercana a la suya, o tal vez en un barrio de su ciudad. No lo sé. Pero pida al Señor que puedas sentir el llamado, tal vez con uno o dos hermanos más, impulsados por el Espíritu Santo, a realizar tu primer viaje misionero.

Bendiciones y ¡hasta la próxima!

Wolfgang A. Streich


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil