Señor, muéstrame tus caminos; Enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación (Salmo 25: 4-5).

Los problemas rara vez son correctos o incorrectos. A menudo se encuentran entre lo que es malo y lo que es menos malo. Una persona sabia aprende que «cuando dos deberes entran en conflicto, uno deja de ser un deber».

El error está cerca de la verdad. Debido a que los valores entran en conflicto constantemente, el cristiano nunca se libera de la «tensión» de la fe: la necesidad de arrojarse constantemente de nuevo sobre el Espíritu de Dios que lo guía. En medio de las desconcertantes circunstancias de la vida, la fe siempre mira más allá de uno mismo hacia Dios, la fuente de la sabiduría y la fuerza, para la nueva decisión de cada momento.

Los cristianos encontrarán las meras reglas bastante inadecuadas. Las reglas deben cambiar con las situaciones, aunque los principios nunca cambian. Solo el cristiano estudioso y orante actuará sabiamente la mayor parte del tiempo, incluso en el ámbito más amplio del compromiso.

Las reglas deben cambiar con las situaciones, aunque los principios nunca cambian.

¿Es fácil el comprometerse para el cristiano? ¡Nunca! ¿Puede un cristiano evitar el compromiso por completo? ¡Nunca! Nuestras vidas son una mezcla de cambio y estabilidad, por lo que cada cristiano aprenderá a adaptarse, manteniendo una lealtad inquebrantable a los principios.

Un día, pronto, todos los grises y todos los negros se habrán ido, tanto moral como físicamente, y caminaremos juntos en las horas del arco iris del día eterno.

 – Desmond Ford

Reflexión: Des Ford nos desafía al decir que nunca podemos evitar el compromiso por completo. ¿Hay áreas de su vida en las que te hayas comprometido? ¿Eran compromisos con principios o simplemente reglas? ¿Qué aprendiste? ¿Con quién puedes compartirlo?


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil