¿Fuego de noche y nube de día? ¿De qué se trata eso?

Cuando el Señor Dios sacó a Israel de Egipto, el libro del Éxodo nos dice que,

De día el Señor iba delante de ellos en una columna de nube para guiarlos en su camino y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, para que pudieran viajar de día o de noche ( Éxodo 13.21 ).

La verdad es que la columna de nube y la columna de fuego son ambas representaciones de Jesucristo y su dirección y cuidado por nosotros.

Fuego de noche, nube de día

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la columna de nube y de fuego fue una manifestación de Dios mismo, como dice el Éxodo:

De día, el Señor iba delante de ellos en una columna de nube para guiarlos en su camino y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, para que pudieran viajar de día o de noche. Ni la columna de nube de día ni la columna de fuego de noche dejaron su lugar frente al pueblo ( Éxodo 13. 21-22 ).

Necesitas unir esto con el hecho de que Jesús afirmó ser el Dios del Éxodo, cuando se aplicó el sagrado nombre de Dios a sí mismo:

De verdad les digo … ¡antes de que Abraham naciera, yo soy!

Sin duda, esta es una referencia directa al comienzo mismo de la historia del Éxodo, cuando el Señor Dios mismo se apareció a Moisés en la zarza ardiente y le pidió que fuera a Egipto para liberar a su pueblo.

De esta manera, Jesús pretendía ser el Dios del Éxodo, y por eso fue Jesús quien se manifestó a través de la columna de nube y fuego.

Hay una lección poderosa en esta descripción de cómo Jesús guió a su pueblo. La presencia de una poderosa columna de fuego giratoria normalmente sería un fenómeno aterrador. Pero no cuando dio luz benévola a los hijos de Israel y protección de sus enemigos por la noche en el aterrador desierto. Las nubes que tapan el sol no eran necesariamente una vista agradable en una sociedad que se basaba en la agricultura y los productos de la tierra. Pero era bienvenido cuando tenías que caminar por un desierto aparentemente interminable, especialmente cuando los hijos de Israel sabían que era el Señor mismo quien los guiaba y les mostraba el camino.

La lección es que el Señor siempre sabe lo que más necesitamos. Si les hubieras preguntado a los israelitas qué necesitaban, probablemente no se les hubiera ocurrido la idea de una columna de nube de día y una columna de fuego de noche. Eso es porque Dios siempre tiene mejores formas de darnos lo que necesitamos, ¡incluso cuando no sabemos que lo necesitamos!

Y así como lo que Dios le dio a su pueblo fue diferente en la noche a lo que les dio en la noche, él también comprende las diferentes estaciones de nuestra vida y que lo que necesitaremos mañana no es lo que necesitamos hoy. Dios siempre nos proveerá justo lo que necesitamos en ese momento.

En cada etapa de su vida, el Señor le proporcionará lo que más necesita.

A medida que atravesamos las distintas etapas de la vida, con sus altibajos, normalmente tendremos una idea de lo que necesitamos en nuestras vidas. La realidad es que, en última instancia, la mayoría de las personas no saben qué es lo mejor para sus propias vidas. Es por eso que a menudo podemos pedirle a Dios las cosas incorrectas. Por eso Pablo nos dice en la Biblia que,

… El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos por qué debemos orar, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros a través de gemidos sin palabras ( Rom. 8.26 ).

Se han construido iglesias cristianas enteras sobre la premisa de que Dios está allí para darte las bendiciones que deseas en esta vida, de acuerdo con nuestra propia sabiduría y planes para nuestras vidas. La fe judía en la época de Cristo también se basó en gran medida en este tipo de ideas.

Querían un Salvador para los judíos; obtuvieron al Salvador del mundo. Querían a alguien que matara a sus enemigos; consiguieron un líder que los amaba. Querían un rey que se sentara en un trono en la ciudad de David; consiguieron un condenado que fue clavado en una cruz. Querían un reino eterno en la tierra; recibieron la vida eterna como un regalo para todos los que lo aceptaran. El camino de Dios era mucho mejor que cualquiera de sus deseos religiosos.

Ésa es la razón del fuego de noche y de las nubes de día. Los hijos de Israel nunca pidieron esto. Estaban mucho más interesados ​​en la comida. Pero Dios les proporcionó luz y guía durante la noche, y sombra y guía en el desierto durante el día. Y también les dio de comer; en cada etapa de tu vida, si confías en él, el Señor te proveerá lo que más necesitas, y no lo que creas que necesitas o deseas. ¿Qué tan profundo es su compromiso con el Señor? ¿Estás dispuesto a confiar?

  • Eliezer González

Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil