A menudo tenemos miedo de un futuro que no existe. Las cosas que ya sabes pueden ser aterradoras, pero el miedo a lo desconocido puede ser el más aterrador de todos. Por eso, en las películas de terror, los directores siempre apuntan a asustarte con lo inesperado.

Si supieras completamente el futuro, entonces no tendrías que temer la mayoría de las cosas, porque podrías prepararte, planificar y evitar muchas de esas cosas que te aterrorizan. (Además, debo agregar, ¡tu vida sería mucho menos interesante!)

Pero no conocemos el futuro, y por eso tenemos miedo en nuestras vidas. Pero incluso si supieras el futuro, siempre habrá cosas fuera de nuestro control. Ninguno de nosotros puede evitar el envejecimiento y lo que conlleva. Ninguno de nosotros puede evitar la muerte.

Jonathan Parnell dice que,

El miedo es una oscuridad hueca en el futuro que se remonta a través del tiempo para robar nuestro gozo ahora al menospreciar la bondad soberana de Dios.

Pero no hay por qué temer a un futuro que no existe.

En la película «The Shack» hay una línea que me encanta y que he adaptado aquí:

El miedo viene de imaginar un futuro sin Jesús y ese futuro no existe.

Si supieras que Jesús te ha abierto con seguridad el camino hacia tu futuro, y que se ha adelantado a ti y ha derrotado a todos tus enemigos, ¿qué razón tendrías para tener miedo de algo? Esa es la realidad en la que debe vivir todo hijo de Dios.

Pero Dios sabe que somos débiles y que el miedo es parte de nuestra condición natural como seres humanos. Cuando Dios nos dice en la Biblia que no tengamos miedo, es en la misma forma en que una madre consuela a su hijo durante una tormenta. No es porque Dios nos ordene severamente que no tengamos miedo, sino que precisamente él sabe que naturalmente tendremos miedo.

El consuelo que Dios nos da está en nuestro temor es que él está con nosotros. Te dice

No temas, porque yo estoy contigo ( Isaías 41.10 ).

El esta contigo siempre

Yo estaré con ustedes para siempre, hasta el fin del mundo ( Mateo 28.10 ).

Si eres un hijo de Dios, nunca habrá una versión del futuro sin Jesús.

Esta es la verdad. Si eres un hijo de Dios, nunca habrá una versión del futuro sin Jesús. Esto se ilustra poderosamente en los capítulos cuarto y quinto del libro de Apocalipsis. Al comienzo del capítulo 4, Juan escribe:

Después de esto miré, y allí, ante mí, había una puerta abierta en el cielo. Y la voz que escuché por primera vez que me hablaba como una trompeta dijo: “Sube acá, y te mostraré lo que sucederá después de esto” ( Apocalipsis 4. 1 ).

Es importante entender que lo que le van a mostrar a Juan es sobre el futuro . Lo primero que ve es un magnífico trono en el centro del universo. Este es el centro de control y la fuente de poder de toda la existencia. Todo en el cielo rodea este trono, y en el trono hay

un Cordero que parece inmolado ( Apocalipsis 5. 6 ).

Un futuro sin Jesús es un futuro que no existe.

Allí mismo, en el mismo centro del universo, donde el pasado, el presente y el futuro convergen en el trono de Dios, encontramos a Jesús. Sin embargo, su presencia y gobierno sobre el universo está mediado por la Cruz. Jesús está allí en virtud de su muerte expiatoria. Es su inocencia y sufrimiento lo que se destaca.

Sea cual sea la tristeza, el sufrimiento y el dolor que el futuro pueda depararte, Jesús ya está allí. Sin embargo, debes enfocarte en lo más importante, y es que Jesús ha preparado gloria y gozo eternos para ti.

Hebreos 6.20 nos dice que Jesús es «nuestro precursor». La palabra griega se refiere a un sirviente que un rey enviaría ante él mientras viajaba, para anunciar su inminente llegada. Jesús es ese sirviente precursor.

Dondequiera que te pida que estés, él se te ha adelantado. Él ya está en tu futuro. Si confías en Jesús, no hay futuro sin Jesús en él. Ese es un futuro que no existe. No hay razón para tener miedo.

  • Eliezer González

Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil