Un feliz y bendecido año 2022 para todos.

En esta oportunidad analizaré los aspectos comunicacionales del segundo viaje misionero de Pablo y Silas saliendo de Jerusalén hacia (Antioquía de Siria, Cilicia (Tarso), Derbe, Listra, Iconio, Frigia (Antioquía de Pisidia), Misia, Troas, Filipos, Tesalónica, Berea, Atenas, Corinto, Efeso, Jerusalén, Antioquía).

El relato es extenso pero muy entretenido. Quisiera en esta oportunidad, por año nuevo, enumerar algunas lecciones comunicacionales al iniciar el viaje del año 2022 d.C.

1 – A punto de partir el viaje surgen conflictos. (15. 36-41)

En 15.39 vemos un conflicto bastante serio entre Pablo y Bernabé. Uno de los temas es que parece que Pablo perdió la confianza en el joven Juan Marcos, quien desertó en el viaje anterior. En Gálatas 2. 11 al 13 Pablo relata un conflicto que tuvo en la iglesia de Antioquía con Pedro, Bernabé y otros, referente a la manera de tratar de parte de ellos a los gentiles, despectivamente. Allí Pablo llama «hipócritas» a Pedro y Bernabé.

Es bastante común que surjan desacuerdos y conflictos apenas comienza un año. A veces hay que intentar solucionar los conflictos, pero otras veces es necesario ver otras formas de seguir adelante. En el caso de Pablo y Bernabé decidieron hacer dos equipos de trabajo, (Pablo y Silas; Bernabé y Juan Marcos) y seguir adelante con la misión.

Los dos equipos van a visitar iglesias fundadas anteriormente y luego avanzan en la labor misionera – evangelística. Evidentemente el conflicto se solucionará más adelante.

2 – Van surgiendo nuevos misioneros. (16. 1-5)

En Listra, Pablo se encuentra con el joven Timoteo y lo lleva como miembro del equipo. Posteriormente Timoteo se convierte en uno de los líderes, pastor, maestro y siervo, de las iglesias fundadas.

Sería bueno que usted involucre a los jóvenes durante este año en la misión; es bueno ir preparando a otros para cuando tengamos que pasar la posta.

3 – Atender a la dirección del Espíritu Santo (16. 6-10)

A veces queremos ir para tal lugar, y Dios cambia nuestros planes. ¿Estaremos dispuestos a que Dios cambie nuestros planes? El Espíritu a veces cierra puertas, para dirigirnos por caminos por los que no pensábamos andar.

4 – El viaje continúa: misión, desafíos, oportunidades (16. 11-25)

Cada nuevo viaje es una aventura. En este caso eran ciudades nuevas, gente diferente, experiencias diferentes. Cada cosa nueva tiene sus desafíos y nuevas oportunidades.

De repente ante un nuevo año es bueno dejar de lado lo que conocemos, y embarcarnos en proyectos nuevos, como aprender un nuevo idioma, buscar un trabajo diferente, o dejar nuestra cómoda iglesia para ir a abrir una obra en un lugar a dónde el Señor nos guíe. Estas cosas varían de persona a persona, pero creo que vale la pena arriesgarnos a realizar cosas que nunca antes habíamos hecho.

Por sobre todo, es fundamental al inicio de un año mejorar nuestra comunicación.

5 – Tal vez en el viaje encontremos rechazo y persecución (16. 25-40)

Esto es casi inevitable si usted inicia su viaje y avanza con mucho entusiasmo predicando el mensaje de la verdad. No todos estarán dispuestos a escucharnos; y de seguro también nos perseguirán.

En medio del rechazo al mensaje de Pablo y Silas, vemos cárcel, azotes, pero también oración, canciones y paz. Vemos terremotos, pero en medio de esto hay también conversiones asombrosas. En todo tipo de situación es oportuno predicar el mensaje de Jesús a todo tipo de personas.

6 – Estos que han trastornado el mundo entero han venido también acá (17. 1-9)

Vemos que los judíos de Tesalónica armaron un gran alboroto en contra de Pablo y Silas. Pero su insulto era un elogio para el buen entendedor.

Qué maravilla que el mensaje de Jesucristo haya estado trastornando al mundo entero a través de la acción y predicación de los misioneros y el Espíritu Santo.

Piensa, ¿lo que harás este año será lo mismo de siempre? o ¿podrías utilizar tu comunicación para trastornar tu ciudad con el mensaje de Jesús?

7 – Examinar las Escrituras para ver si esto es así (17. 10-14)

Este es un muy buen punto para el inicio de este año. Los de Berea tenían avidez por conocer la voluntad de Dios; y ellos no se conformaban con escuchar y creer lo que tal o cual predicador decía o predicaba. Yo tengo mis predicadores favoritos y seguramente usted también los tiene. Pero no seamos crédulos. Hay que ser investigadores críticos, buscando a fondo la verdad de las cosas.

A veces ciertos predicadores dicen: «Dile al que está a tu lado…» y ni siquiera tenemos tiempo de pensar si le estoy diciendo al de mi lado un disparate. Hay que examinar todo. No debemos ser simples repetidores de mensajes ajenos. ¿Qué tal si este año nos ponemos a investigar bien antes de creer cualquier cosa?

8 – Es tiempo de ser creativos a la hora de predicar (17. 15-34)

En Atenas vemos una predicación de Pablo en el Areópago. Brillante, utilizando verdaderas ventanas ilustrativas a la imaginación. Muy bueno lo del «Dios Desconocido»; y tenía mucha razón. La gente no conocía realmente al verdadero Dios. Si bien solo unos pocos se convirtieron en Atenas, creo que vale la pena buscar formas creativas de compartir el mensaje.

Tal vez recuerden a algún predicador que pinta un cuadro lleno de ilustraciones, donde nadie se queda dormido, con ilustraciones frescas, sermones llenos de sorpresas, y con elementos ricos en reflexión y aplicación.

Notable la predicación de Pablo usando a poetas y filósofos como Épimeres de Creta, y Cleantes y Arato. Muy buena su estrategia de ir de lo conocido a lo desconocido; y de lo desconocido a lo conocido.

9 – Obreros bivocacionales (18. 1-17)

He leído que por causa del Covid, muchas iglesias tuvieron un descenso económico impresionante. Muchos pastores están pensando en dejar el ministerio, y muchos ya lo hicieron. Aquí vemos a Pablo en Corinto trabajar con Priscila y Aquila fabricando tiendas de campaña. Vemos a Pablo trabajando entre semana y predicando los fines de semana. Más adelante llegarán otras ofrendas para continuar predicando a tiempo completo.

Muchos creyeron y fueron bautizados por el mensaje de Pablo (18. 8). En algún momento pareciera que Pablo se desanimó. Entonces, el mismo Señor le habló y le dijo: «No tengas miedo: sigue hablando y no te calles, pues estoy contigo. Aunque te ataquen, no voy a dejar que nadie te haga daño, porque tengo mucha gente en esta ciudad» (18. 9-10).

Que lindo, que en medio de algún tipo de desánimo, el Señor nos diga: Habla y no te calles; No tengas miedo; sigue adelante, que tengo mucha gente en esta ciudad. Cuando todo parece estar difícil, el Señor se comunica dándonos aliento.

Resumen y aplicación

El texto finaliza con el regreso de los misioneros pasando por Cencreas, Éfeso, Cesaréa, Jerusalén y llegando finalmente a la iglesia madre Antioquía de Siria (18. 18-22).

Posiblemente haya mucho más que aprender de este texto bastante extenso. También posiblemente habrán muchas preguntas, que usted o yo podamos hacer (como por ejemplo: ¿Qué era eso de raparse la cabeza?); pero le dejo esa pregunta para que usted investigue.

Claro que esos nueve puntos que traté son solo un bosquejo y usted podría preguntar y buscar muchas otras aplicaciones comunicacionales en la misión a Macedonia y Grecia en el segundo viaje misionero de Pablo.

Piense en el viaje que hoy está iniciando (2022). Paradójicamente este viaje tiene muchos números 2. ¿Qué tal si en estos primeros días del año estudia usted a profundidad el segundo viaje misionero de Pablo? Tal vez le sirva de hoja de ruta para las cosas que sucederán durante este año. No olvides escuchar la voz del Espíritu si él decide cambiar tus planes. Sigue adelante, entusiasmado, predicando en medio de conflictos y adversidades; atiende e investiga como los Bereanos; predica con imaginación y creatividad como Pablo en Atenas; y si el Señor te lo indica de alguna manera, no tengas miedo de ser un obrero bivocacional.

¡Muy feliz año nuevo! ¡Muchas bendiciones! y ¡hasta la próxima!

  • Wolfgang A. Streich

Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil