A todos los que lo recibieron, les dio el derecho de convertirse en hijos de Dios, a los que creen en su nombre (Juan 1:12).

El Evangelio de Juan es el libro más profundo, hermoso y maravilloso de la Biblia.

Juan presenta a Jesús como Dios (Juan 1. 1, 3, 10, 14, 18). El Evangelio de Juan es también el Evangelio que exige una decisión.

Mateo, Marcos y Lucas son lo que se llaman evangelios sinópticos. «Sinóptico» es una palabra técnica que significa «ver de la misma manera» o «visto juntos». Mateo, Marcos y Lucas enfatizan el aspecto humano de Cristo y se centran en lo que hizo.

En Mateo, has visto a Jesús como Rey. Tiene derecho a mandarnos. Nuestras vidas están en sus manos. En Marcos, has visto a Jesús como Siervo. Debemos servirle con la misma compasión. En Lucas, has visto al Jesús humano diciendo: «La actividad del amor surge de la contemplación del amor».

¿Recibes a Jesús?

El Evangelio de Juan enfatiza el aspecto divino de Cristo y se enfoca en quién es y qué es. Juan se detiene más en las palabras de Jesús que en sus obras, más en la naturaleza interna de Jesús que en sus acciones externas. El Evangelio de Juan es el Evangelio de la divinidad de Cristo.

Pero el Evangelio de Juan no es un libro teológico abstracto, porque nos hace una pregunta intensamente práctica con consecuencias eternas. Pide nuestra decisión. En efecto, el Evangelio de Juan dice:

«¿Recibes a este hombre?»

– Desmond Ford

Reflexión: Me encanta el Evangelio de Juan. Es mi libro favorito en la Biblia. ¿Cuál es tu verso favorito del Evangelio de Juan? Compártelo con tus amigos, a través de las redes sociales o de alguna otra manera.


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil