El que escucha mi palabra y cree en el que me envió tiene vida eterna, y no entrará en juicio, sino que pasó de la muerte a la vida. (Juan 5.24).

Casi cien veces (98 para ser exactos) el Evangelio de Juan usa la palabra «creer». En casi todos los capítulos, Juan usa la palabra «creer».

Creer es recibir, y recibir es creer. “A todos los que lo recibieron, les dio derecho de convertirse en hijos de Dios, a los que creen en su nombre” (Jn 1.12). Capítulo tras capítulo, Juan pregunta: «¿Crees?»

¿Crees en Jesús?

La persona que cree en Jesús no está condenada.

El que cree en Él no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios (Jn 3. 18).

Tenemos vida eterna ahora (Juan 5. 24), en Cristo.

En el momento en que creo, no solo no estoy condenado. ¡Estoy justificado!

La justificación no es perdón. En un sentido práctico, incluye el perdón, por supuesto. Pero la palabra significa mucho más. Significa ser tratado como inocente.

La esencia del Evangelio, las Buenas Nuevas, es que Dios llama al pecador arrepentido perfecto en el momento en que él o ella cree. Aunque no somos buenos, Dios nos declara justos, por el amor de Cristo.

El Evangelio de Juan pregunta: “¿Crees? ¿Has recibido a Cristo? ¿Tienes vida eterna? ¿Has recibido el veredicto favorable del Juicio Final ahora mismo?

– Desmond Ford

Reflexión: ¿Qué significa para ti creer en Jesús? Intenta describirlo en unas pocas frases. Compártelo con tu comunidad cristiana.


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil