Acaba el Libro de Hechos, pero la misión todavía no ha terminado.

Vamos llegando a los últimos capítulos del libro de Hechos. Pero pareciera que el libro no tiene un final lógico; no tiene una conclusión…

Nos gustaría que continuase… para saber algo más sobre Pablo; algo más sobre los otros apóstoles; algo más de las primeras iglesias cristianas. Pero no; el libro concluye en el capítulo 28.

Algunos sucesos entre los caps. 24 y 28

2 años en Cesarea:

1 – El juicio ante Félix (cap. 24).

2 – El juicio ante Festo y Agripa (caps. 25 y 26).

El viaje a Roma:

1 – Tormenta, tempestad y naufragio (cap. 27)

2- En la isla de Malta (cap. 28. 1-10)

Pablo en Roma (cap. 28)

Recomiendo leer estos capítulos (24 al 28) con mucha atención. Aún no es el final de la vida de Pablo, y estos relatos nos muestran mucho sobre la comunicación de Pablo, su confianza en Dios y su serenidad ante los momentos de conflicto.

En Cesarea Pablo afronta dos juicios, en un tiempo de dos años. Vemos que los judíos envían representantes pidiendo juzgar a Pablo en Jerusalén, pero Pablo apela al emperador, siendo ciudadano romano. En los diferentes interrogatorios se lo ve a Pablo seguro y confiado en la guía de Dios. Siempre da testimonio de Jesús resucitado, relatando su historia de vida y conversión.

Durante el viaje en barco, vemos a Pablo seguro, dando indicaciones sobre como enfrentar una tremenda tormenta. El relato es rico en detalles relacionados con la comunicación.

Llegando a Roma vemos que a Pablo se le permitió tener un domicilio particular, con un soldado. Vemos un encuentro entre Pablo y los líderes de la sinagoga de Roma donde les predica de Jesús.

El libro de Hechos termina de la siguiente manera: «Con razón el Espíritu Santo les habló a sus antepasados por medio del profeta Isaías diciendo: “Ve a este pueblo y dile: ‘Por mucho que oigan, no entenderán; por mucho que vean, no percibirán’. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible; se les han embotado los oídos, y se les han cerrado los ojos. De lo contrario, verían con los ojos, oirían con los oídos, entenderían con el corazón y se convertirían, y yo los sanaría”. Por tanto, quiero que sepan que esta salvación de Dios se ha enviado a los gentiles, y ellos sí escucharán».

Durante dos años completos permaneció Pablo en la casa que tenía alquilada, y recibía a todos los que iban a verlo. Y predicaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo sin impedimento y sin temor alguno. (28. 25-31).

Tremendo mensaje de comunicación (¿no?)

• Oír y no entender – Oídos embotados.

• Ver y no percibir – Ojos cerrados.

• Corazón insensible.

El propósito de Dios Jesús es sanar nuestros ojos, oídos y corazón para poder entender y para que podamos aceptar a Jesús como nuestro Salvador.

Dios no se detiene. Si no escuchamos su voz, otras personas sí escucharán.

Maravillosa comunicación ¿Qué has visto y oído al estudiar Hechos de los Apóstoles?

¿Cómo ha cambiado tu vida al leer este libro? ¿Cómo ha cambiado tu comunicación?

¿En qué cosas específicas ha cambiado tu comunicación?

Bendiciones y ¡hasta la próxima!

  • Wolfgang A. Streich

Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil