Otra vez me dijo: “Profetiza a estos huesos, y diles: ‘¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! Así dice el Señor Dios a estos huesos: “Ciertamente haré entrar espíritu en ustedes, y vivirán ( Ezequiel 37. 4–5 , NVI).

Una de las imágenes más llamativas de la Biblia que se ha quedado en mi cabeza desde la infancia es el valle de los huesos. En Ezequiel 37 , al profeta se le mostró en visión un valle donde había ocurrido una batalla hace mucho tiempo, y los huesos de los muertos estaban esparcidos por el suelo del valle.

Dios le dice a Ezequiel que le hable a los huesos. ¡Qué tarea tan estúpidamente desesperada debe haber parecido! ¿Hablar a los huesos? ¡Seguramente el sermón más inútil de la historia!

Pero como Ezequiel obedeció a Dios, los huesos se recompusieron en personas que volvieron a la vida. Ante Ezequiel ahora se encontraba un vasto ejército de hombres vivos.

Háblale a los huesos.

A ti y a mí se nos ha dado una tarea que aparentemente no tiene esperanza: ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda creación ( Marcos 16. 15 ). Sin embargo, dondequiera que miremos hay muerte espiritual; en todas partes parece haber un profundo rechazo al Evangelio de Jesucristo.

Dios te está llamando a compartir y apoyar el evangelio del reino de la vida con cada palabra que hables, cada actividad que emprendas y todos los medios a tu disposición.

¿Estás feliz de sentarte solo en un valle de huesos secos? Bueno, ¿qué estás esperando? Empieza a hablarle a esos huesos.

– Eliezer González

Reflexión: El Salmo 23 habla de viajar por el “valle de la muerte”, y te anima a no tener miedo. ¿Cómo te ha impedido el miedo hacer lo que sabes que Dios quiere que hagas?


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil