Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos ( Lucas 15: 2 ).

Muchas personas creen cosas equivocadas acerca de Dios. Resumiendo hay dos maneras de entender a Dios, pero solo una es la correcta. La errada dice: «Sé bueno y Dios te amará». Este pensamiento está centrado en el ser humano y depende del buen comportamiento y las «obras». Las personas que creen en este tipo de ideas dependen de sus sentimientos sobre su relación con Dios, y en el fondo saben que nunca podrán complacerlo.

El conocimiento bíblico, en contraste, la fe de las Buenas Nuevas, enseña que Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores. Él nos ama y acepta incluso cuando somos pecadores. Es esta aceptación la que nos cambia. Dios “justifica al impío” ( Romanos 4: 5).

El evangelio de las “Buenas Nuevas” enseña que Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores.

La gloria de la fe del Nuevo Testamento es que somos salvos sobre la base de lo que Cristo ha hecho, no por lo que hacemos; por lo que Cristo ha sentido, no por lo que sentimos. La salvación es solo por gracia, solo por fe.

La justicia por la cual somos justificados es 100 por ciento, pero es imputada (acreditada a nosotros) en lugar de impartida (dada a nosotros).

El creyente no necesita estar ansioso por lo que Dios piensa de él, sino solo por lo que Dios piensa de Cristo, nuestro Sustituto. El creyente no necesita hacer las paces con Dios, porque Cristo ya lo ha hecho, y Cristo es su Paz.

  • Desmonf Ford

¿En qué crees: en las buenas noticias o en tus propias obras? ¿Tu creencia acerca de Dios te trae estrés o le trae paz? Comparte este devocional con alguien que conozcas que necesite paz en su caminar cristiano.


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil