Y Él, cuando venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio ( Juan 16. 8 , NVI).

Si no entendemos nuestro mundo y las razones de su caos moral, entonces somos como un boxeador obligado a pelear con los ojos vendados. Nuestro mundo está muy enfermo con una enfermedad sumamente contagiosa.

En una sola palabra, la Biblia, da la razón de nuestro dilema: el pecado. Pero si buscas en libros o revistas modernos, es muy poco probable que encuentres esa palabra. También falta otra palabra: Dios.

Hace siglo y medio, Charles Darwin escribió su Origen de las Especies , que se convirtió en la biblia de los evolucionistas de todos los países del mundo. La idea clave de este influyente libro es el azar: creer que todas las cosas llegaron por suerte, y no por la palabra de Dios.

Darwin le robó a la humanidad la esperanza, el alimento básico de la existencia. Ya nadie cree en la utopía.

El desafío clave es mantener a Cristo en el centro de su vida.

Al descartar a Dios, el pecado, Cristo, la Biblia, la esperanza y el significado, la doctrina de la evolución orgánica deja a la humanidad perdida y sin esperanza.

La principal razón para rechazar el darwinismo es que al descartar Génesis perdemos la doctrina de la Caída. Si el hombre no está espiritualmente perdido, no necesita un Salvador. Si Cristo se vuelve irrelevante, entonces el cristianismo mismo se disuelve.

El desafío clave en la vida de cada persona es mantener a Cristo en el centro de sus vidas.

 – Des Ford (adaptado)

Reflexión: ¿Es Jesucristo , su sacrificio, su ejemplo y su reino, el centro de cada decisión que tomas todos los días? ¿Si no, porque no? ¿Qué puedes cambiar en tu rutina diaria para ayudar a mantener a Cristo en el centro de tu vida?


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil