Vengan a mí, todos ustedes que están luchando duro y llevando pesadas cargas, y les daré descanso (Mateo 11. 28).

Recientemente, realicé una caminata de 17 kilómetros hacia un valle. ¡Bajar fue fácil pero subir era otra historia! ¡No estoy tan en forma o fuerte como solía estar! Esa noche dormí muy, muy bien.

Si bien la mayoría de los días no son físicamente tan difíciles como eso, todos los días que vivimos pueden ser difíciles mental y emocionalmente. Con el tiempo, si confiamos solo en nuestra propia fuerza, nuestros corazones se marchitarán y morirán dentro de nosotros.

Jesús te conoce. Él te conoce como un ser físico. Él te conoce como un ser mental, y te conoce como un ser espiritual. Y él sabe que no solo necesitas descanso para tu cuerpo, también necesitas descanso para tu mente, y especialmente para tu espíritu.

Tu búsqueda interminable de identidad, aceptación y amor terminará cuando encuentres tu descanso en Jesús. Encontrarás tu objetivo final. Encontrarás para qué estás hecho. Esforzarse por ser aceptado en función de tu desempeño terminará cuando encuentres tu descanso en Jesús.

Es por eso que Jesús te invita a venir a él. Aún lucharás en esta vida. Todavía habrá cargas que tendrás que cargar. Pero todo será posible, y todo será un gozo cuando estés bien descansado en Cristo.

– Eliezer Gonzalez

¿Cuál es la lucha más dura en tu vida? ¿Cuál es la carga más pesada que debes soportar? ¿Ya has encontrado tu descanso en Jesús?


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia #redBnil