Todo lo que Jesús dijo fue importante, pero ¿y si pudiéramos identificar su enseñanza más importante? Un texto muy importante  podría ser lo que Jesús dijo acerca de la vid y las ramas en Juan 15. 1-7.

Aquí, Jesús está caminando con sus discípulos al Jardín de Getsemaní. Sabe que en pocas horas será traicionado y ejecutado brutalmente. Es casi como si Jesús estuviera destilando sus enseñanzas y vertiéndolas en sus discípulos, para prepararlos para lo que vendrá.

 ¡Hay tanto en este mensaje de Jesús! Sin embargo, parece que sus seguidores a menudo han perdido lo que Jesús dice en el corazón de este mensaje:

Te lo he dicho para que mi alegría pueda estar en ti y que tu alegría sea completa. (v. 11).

Lo que Jesús dice es que todo el propósito de su enseñanza es la alegría.

Hoy, los seguidores de Jesús comúnmente dirán que hay una diferencia entre tener gozo y ser feliz. Esto se debe a que la palabra «alegría» se ha convertido en una palabra religiosa en nuestra cultura. ¿Cuándo fue la última vez que escuchó la palabra alegría usada fuera de un contexto religioso? y, por cierto, ¡la Navidad tiene un contexto religioso! Piense, por ejemplo, en el villancico navideño que comienza con: «Alegría, Alegría, Cristiandad».

Pero en la Biblia, en realidad no hay diferencias entre la felicidad y la alegría. Las palabras hebreas y griegas que se traducen como «alegría» se traducen igualmente como «felicidad» en otros lugares de la Biblia. Realmente no hay diferencia. No puedes ser una persona alegre y ser infeliz. Todas las distinciones que las personas hacen entre las palabras «alegría» y «felicidad» están equivocadas. Son artificiales. Realmente no encontrarás que haya una diferencia en ningún diccionario.

Jesús es la fuente de todo lo que es bueno en la vida.

La razón por la cual los cristianos han abierto una brecha entre las palabras «alegría» y «felicidad» es porque en algún lugar de la Edad Media, algunos cristianos llegaron a la opinión de que a los seguidores de Jesús no se les permitía ser felices. Pero tenía que haber algún beneficio en ser cristiano. Tenían que elegir una palabra para los sentimientos positivos que los cristianos miserables podían experimentar, así que eligieron la palabra «alegría».

Entonces, ¡aquí hay una revelación! Dios quiere que seas feliz. Si usas la palabra alegría o felicidad no hace la diferencia: todo el propósito que tienen de las enseñanzas de Jesús son para que puedas ser feliz.

Pero usaremos la palabra «alegría» por ahora.

Ahora, ¿Cuánta alegría quiere Dios que tengas en tu vida?. Jesús dice: «para que tu alegría sea plena».

Necesitas encontrar la fuente de la alegría. Y toda la enseñanza de Jesús aquí es que tienes que encontrar la fuente correcta. Y él nos dice:

Yo soy la vid verdadera… y ustedes son las ramas.

Jesús es la fuente de todo lo que es bueno en la vida. Cuando estés conectado con él, la felicidad será tuya.

– Eliezer González


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia – #redBnil