La paz te dejo; mi paz te doy. No como el mundo la da, yo te la doy a ti. No se turbe tu corazón, ni tengas miedo (Juan 14. 27).

Dos veces, Jesús dijo a sus discípulos: «¡La paz sea con ustedes!»

Nuestra primera paz nos llega cuando vemos las heridas de Jesús y entendemos que fue crucificado y asesinado por nuestros pecados. La paz llega a todos aquellos que saben que Jesús ha pagado la pena completa por sus pecados. Tienen paz en sus corazones porque ya no están bajo la condenación de Dios. Esta es una paz profunda.

La segunda paz lleva a quienes creen a un punto más profundo, porque es difícil disfrutar la primera paz de la salvación mientras que otros se la están perdiendo. La primera paz es la salvación para ti; esta segunda paz llega cuando ofreces el mensaje de salvación a los demás. Jesús está aquí comisionándote para que vayas a otros a compartir su salvación con ellos.

Ora para que el Espíritu de Dios mismo te llene y te ayude a llevar el mensaje de salvación a los demás. Cuando guías a personas a Jesús, una gran paz y felicidad te llenará hasta desbordarte.

– Desmond Ford

¿Qué paz estás disfrutando, la primera paz solamente? ¿O la primera y la segunda paz? ¿Qué estás haciendo en tu vida para llevar el mensaje de salvación a los demás? Ora para que Dios abra formas para que hagas exactamente eso.


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia – #redBnil