Una vez que haya sido salvo y haya aceptado con gozo su condición de hijo de Dios, ¿entonces qué? Todavía necesitas seguir viviendo en el mundo, con todos sus problemas. Hay un millón de voces que intentan meterse en tu cabeza para hacerte dudar y para hacerte tropezar y caer.

Nunca debiste hacerlo por tu cuenta. El Señor le ha dado su Espíritu para ayudarlo y fortalecerlo. A continuación se ofrecen algunos consejos prácticos sobre cómo mantener la seguridad y el gozo, de modo que te mantengas fiel hasta el final:

1. Practica la presencia de Dios

Jesús ha prometido estar siempre contigo. Aprende a escuchar su voz y experimente su presencia en medio de lo que sea que estés haciendo en la vida. La presencia de Dios contigo no es solo una teoría teológica. Es una realidad experiencial con la que Dios quiere bendecirte.

2. Vive en oración

Aprende a orar, no solo como un ritual o algo que se debe hacer en un horario establecido, sino como una forma de vida. Si estás practicando la presencia de Dios, haz que tu meta sea tener tu mente en comunión con él donde sea que estés y lo que sea que estés haciendo. La oración no tiene que ser larga y no se debe practicar. Es solo hablar con Dios. Jesús hablaba a menudo con su Padre celestial con declaraciones muy breves, incluso mientras hablaba con otras personas.

3. Concéntrate en Jesús y la Cruz

Asegúrate de que tu fe y experiencia estén siempre centradas en la persona en Cristo y en lo que ha hecho por ti en la Cruz. Nunca permitas que nada reemplace esto como el núcleo de tu existencia. Si mantienes tu vida centrada en la Cruz, estarás protegido tanto de muchos errores como de desilusiones.

4. Depende de Dios para tu identidad

Niégate a escuchar las voces que te dicen que no eres lo suficientemente bueno y que no eres digno de ser amado. Depende de lo que Dios ha hecho por ti y de lo que dice de usted como base de tu identidad. Esto puede parecer fácil, pero sé que puede ser algo muy difícil de hacer, porque hemos sido entrenados para extraer nuestra identidad de otras fuentes.

5. Aprende a amar la Palabra de Dios

Aprende a amar la Biblia como la Buena Noticia para tu vida, la Buena Noticia de Dios. Aférrate a la revelación de Jesús y a las promesas que Dios te ha dado para tu vida. Un amor real por la Palabra de Dios solo existirá cuando ese amor se base primero en su Palabra.

6. Aprende a practicar la gratitud

Aprende a destronar el egoísmo de tu vida disciplinándote regularmente para practicar la gratitud hacia Dios y hacia los demás. Lleva un diario de gratitud puede ayudar.

7. Encuentra gozo al servir a los demás

Recuerda que Jesús no vino para ser servido, sino para servir. Nuestra naturaleza carnal nos dice que encontremos gozo al ser servidos, pero la verdad se encuentra cuando servimos a los demás. A medida que aprendes a hacer esto en su propia vida, estás aprendiendo a ser un verdadero seguidor de Jesús.

– Eliezer González


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia – #redBnil