Antes de mi matrimonio, mi futura suegra y mi cuñada vinieron del extranjero. No solo estarían en la boda, sino que también estaban aquí para ver cómo yo era. ¡Tenía que mostrar el mejor comportamiento y dejar una buena impresión!

Entonces, decidí hacerles pizza, la masa los condimentos, todo, frente a ellos, para que pudieran ver mis habilidades culinarias de cerca y de manera personal. Pero quería impresionarles tanto que sobrecargué la pizza con cobertura, y la masa nunca se cocinó. Sé que es difícil hacer una pizza no comestible, ¡pero lo logré ese día! ¡Y estaba tan avergonzado de haber servido esa pizza medio cocinada!

Una de las razones por las que muchas personas rechazan a Jesucristo es porque hay demasiados cristianos a medio cocinar. Los cristianos a medio cocinar pueden ser el tipo más peligroso de cristianos.

En la antigüedad, los panes planos se horneaban colocándolos en el fuego, primero de un lado, y luego el «pastel» se daba vuelta para cocinar el otro lado. Algunos cristianos son como estos pasteles a medio cocinar, desequilibrados en su experiencia religiosa. Algo similar le sucedió a la gente de Efraín en el Antiguo Testamento. Dios dijo de ellos,

“Efraín se compromete con las naciones; es un pastel medio horneado” (Oseas 7. 8).

Debes dejar que la gracia de Dios toque cada parte de ti. Algunos cristianos permiten que la gracia de Dios toque solo algunas partes de sus vidas, y solo algunas de sus actividades, relaciones y pensamientos. En un lado de sus vidas, son celosos de Dios hasta el extremo de ser críticos y duros con los demás; ese es el lado donde exageran y se queman. En el otro lado de sus vidas, estas personas viven como si no conocieran el amor y la gracia de Dios en absoluto, sin verdaderos principios cristianos; este es el lado donde están sin cocinar. Están medio cocidos.

Los cristianos a medio cocinar pueden ser el tipo más peligroso de cristianos.

Sin embargo, nuestra rendición a Cristo debe ser completa. Toda rebelión debe ser expulsada de nuestras vidas. No puedes tener la apariencia de santidad en una parte de nuestras vidas, mientras permitimos que el pecado reine en otra.

Lamentablemente, la apariencia de santidad santurrona a menudo va de la mano con la ausencia total de la verdadera piedad. He conocido a personas profesas cristianas que han sido quemadas totalmente con fanatismo intolerante en un lado de su experiencia religiosa, pero que son crudas y no han sido tocadas por Cristo por el otro.

Un pastel (torta, tortilla, etc.)  no se cocina hasta que todo esté cocido. Algunas veces es bueno dejar que el lado quemado de nuestro cristianismo se enfríe un poco mientras aprendemos acerca de nuestra propia debilidad y falta del fuego de la gracia de Dios en otras partes de nuestras vidas.

Muy a menudo, los cristianos a medio cocinar son aquellos que, aunque profesan gran celo por un aspecto de la verdad u otro, son descorteses y poco amables en sus hogares y en otros. Si esto es cierto para ti, entonces tu oración debería ser,

¡Oh Señor, ponme en el fuego de tu amor!

– Eliezer González


Red Buenas Noticias Ilimitadas – La Noticia viaja rápidamente – Comparte la noticia – #redBnil